martes, 17 de julio de 2007

Transición DragonLance - Auka

Bueno, por los momentos tengo 3 votos distintos, dos de ellos muy afines.

Por ahí me dice Bisteck Encebollado que le luce sumamente interesante la idea de que haya un “cataclismo progresivo”.

Yukino aboga por la niebla, y el consecuente traslado inmediato de todo los jugadores a Auka.

Gorka me incita a optar por lo más simple aún, y reescribir la historia desde el principio (resumida), y re-plantear los personajes en términos de Auka, y sencillamente retomarlo en Auka, como si nunca hubiese estado ambientado en DragonLance.

No puedo negarles que estoy tentado a hacerlo, en especial porque esa sería la forma en que yo “pensaría menos” y por ello me tardaría menos en hacer el cambio. Sin embargo, no pude evitar reflexionar en una conversa con Bisteck Encebollado sobre cómo podría ser la transición, y lo voy a compartir con ustedes acá.

Él me animaba a pensar en la transición pues Auka es un mundo más difícil de asimilar para un jugador de rol, que asimilar DragonLance.

La transición involucraría varios cambios graduales (observábles en cuestión de una semana) y simultáneos. Los cambios son los siguientes (entre otros que aún no he terminado de definir)

  • Los místicos y hechiceros cada vez la tendría más difícil para castear. Esto ya está previsto a ocurrir en la versión oficial de DragonLance (siguiendo los libros oficiales publicados por sus creadores principales Tracy Hickman y Margaret Weiss). Lo único es que la razón por la cuál estaría ocurriendo esto, sería totalmente distinta. En “The War of Souls” (libro oficial de la DragonLance, más adelante en la cronología respecto a la aventura de JuRoCE) las almas dejan de encontrar su camino usual, y quedan atrapadas vagando por el mundo, y buscando alimentarse de la esencia divina que pueden manejar tanto místicos como hechiceros. En lo que alguien empieza un hechizo, los espíritus acuden rápidamente al lugar para absorber esa energía. Nótese que una de las teorías en la historia oficial, es que esa forma de “castear” en la era de los mortales, es posible gracias a Takhisis. En esta versión que estoy definiendo, simplemente dejarían de poder hacer sus hechizos, porque cuando Takhisis se roba el mundo, se le hace inmanejable y se le “resbala”. Se le va de las manos. Al estar encargada ella sola de todo un mundo, que antes estaba bajo la observancia de un batallón de dioses, ella solita se encuentra con la verdad de que “el que mucho aprieta, poco abarca”. El planeta pudiera habersele vuelto "espiritualmente resbalosa", ya que con el tipo de fuerzas que domina, y el tipo de cosas que es capaz de ver, el mundo se le hace incontrolable. Como quién trata de guiar un rebaño de ovejas, pero sólo puede ver a las ovejas que estén con el hocico hacia el sur, y ella misma, como pastora, sólo puede correr en esa dirección. Con el tiempo, los espíritus de las cosas, empiezan a tomar “despertar” ante el vacío mágico provocado por la ida de los Dioses, supongo que los Dioses mantenían tal nivel de “presencia mágica” que los espíritus inmanentes a todo lo que existe en Crin estaban en un largo letargo. Se van los dioses y empiezan a despertar. Las dinámicas “Yin” (Luna), “Yang” (Sol) y “Tiao-Chi” (Gaia) siempre estuvieron allí, pero prácticamente imperceptibles ante la gran actividad que presentaban los Dioses clásicos de DragonLance. Ahora, al no haberlos, se empiezan a hacer evidentes. Algunos empiezan a sentir la necesidad de observar e intervenir en el mundo a través de algunos seres (haciéndolos practicantes de “sorcery” estilo Auka). Otros empiezan a ser contactados por accidente por los pocos sobrevivientes de la Alta Hechicería que aún recuerdan la lengua arcana (que contempla los nombres verdaderos de las cosas), y en algún tiempo descubrirán como hacer pactos (y por lo tanto practicar la “hechicería” estilo Auka). Finalmente, los que más han tenido una sensibilidad y afinidad con lo natural empezarían a notar cierta “personalidad” en muchos elementos de su entorno (y eventualmente empezarían a convertirse en los practicantes de magia “druídica” tipo Auka). Yo diría que tardarían al menos 6 meses en empezar a aparecer estas primeras experiencias, al menos para los que no eran especies mágicas naturalmente. Sería interesante, el hecho de que los antiguos practicantes de la Alta Hechicería, que luego de venir la Era de los Mortales son en su mayoría viejitos anacrónicos (sin necesariamente talento como “sorcerers”), ahora serían los que descubrirían como pactar con los espíritus recién despiertos. Y los que hasta ahora habían traído las esperanzas, es decir, los sorcerers, ahora se verían opacados por los viejitos de quienes hasta hace poco se burlaban!. Claro también está el asuntito de los místicos. Ellos no podrían seguir funcionando de la misma forma, y posiblemente quienes aún en ausencia de los dioses, hayan continuado con la costumbre de rezar, serían los primeros en contactar a los espíritus en calidad de clérigos. Los “viejos-locos” que rezaban a dioses que ya todos saben que se fueron, resultarían la nueva esperanza. Tardarían su tiempito en darse cuenta de que quien les proporciona los milagros lo hace de forma distinta, y por ello reconocerían que la magia tiene otra fuente. Los que habían manejado la magia recién surgida en la 5ta Era (sorcery y misticismo), ciertamente tendrían mucho talento para “sentir” la magia de los espíritus. Quizá los místicos podrían pronto convertirse en los monjes y místicos de Auka, y los sorcerers, podrían posiblemente recibir el regalo mágico de algún espíritu. Pero nada es seguro. Eso sí: tardaríamos varios años en ver nuevas iglesias de Sol y Luna establecidas, y otros cuantos en ver algo como la inquisición de Auka.
  • Las armas mágicas empezaran a dejar de tener poder, al menos en el sentido tradicional. Sencillamente esas energías tomarían “consciencia” como espíritus, que estarían asociados a esos objetos. En algunos casos, si la consciencia es muy intensa (un arma muy poderosa mágicamente) y siente necesidad de salir, podría hacerlo, y el arma sería como cualquier otra, sólo que posiblemente sería más útil que otras para poder “enfocarse” en el canalizar magia. Otras de las muy poderosas actuarían como elemento concentrador de energía mágica, y que harían delgada la brecha entre este plano y alguno de los otros planos.
  • Las razas no-humanas empezarían a cambiar un poco día con día. Quizá todos los seres míticos pasan a otro plano, deben dejar "algo" en el plano material que los representa (se acuerdan de la montaña-dragón?). Los goblins, ogros, etc, bien podrían convertirse poco a poco en humanos feos, violentos y egoístas, o también podrían volverse cada vez más animalísticos, hasta perder todo sentido de sociedad y lenguaje estructurado. Serían más como hordas de simios violentos (con aspecto que recuerda a su raza original), que un “pueblo” de monstruos. Quizá otra posibilidad sea que pasen a los lados “corruptos” de alguno de los 3 planos de Auka, como los dragones, pero creo que eso no me gusta tanto. Quizá los que tengan potencial mágico podrían pasar a ser espíritus malos, como por ejemplo los ogros-magos y los draconianos.

No se si voy a meterme en este rollo de hacer el “empalme” entre DragonLance y Auka, pero esto definitivamente fue “sabroso de pensar”. ;o)

Un genuino momento de onanismo mental.

Por otro lado, le pediré a los fanáticos de DragonLance que no me odien. Yo también soy fanático, aunque no lo crean!